Información de ANTONIETA: UNA MUJER QUE LUCHO POR SU DERECHO A SER FELIZ , Gratis 2018

vidacba.com es el mejor sitio para encontrar información de calidad sobre ANTONIETA: UNA MUJER QUE LUCHO POR SU DERECHO A SER FELIZ en este 2018 y todo gratis.

ANTONIETA: UNA MUJER QUE LUCHO POR SU DERECHO A SER FELIZ

Debes de vivir la vida, sin vivir en la sombra del pasado

ANTONIETA: UNA MUJER QUE LUCHO POR SU DERECHO A SER FELIZ

Tomemos como ejemplo lo mejor de nuestra familia y aprendamos de los errores vividos para no cometer lo mismo

Anto, anto gritaba su padre, y ella venia corriendo feliz y el la alzaba en sus brazos, y jugaban y corrían juntos, son recuerdos que tenía Antonieta Gandolf, una mujer de 54 años de nacionalidad peruana, pero hacía ya como 30 años había llegado a Venezuela y este país la acogió con mucho amor. Antonieta creció feliz con un hogar lleno de amor y donde no faltaba nada, su madre ama de casa muy bella y elegante siempre tenía compromisos sociales ya que venía de una familia muy pudiente, tenía modales de mucho protocolo, era muy estricta con Antonieta y la crio bajo esos mismos parámetros, su padre se llamaba Giusseppe Gandolf, inmigrante italiano, modesto, sencillo y muy trabajador. El solo se dedicó a trabajar para que a su familia no le faltara nada. Antonieta fue creciendo cada día más bella, tenía una personalidad extraordinaria. Su padre la apoyaba en todo, en sus estudios, en sus actividades extracurriculares hasta en su afición por el cine. Iban juntos tres veces por semana al cine y ella que le encantaban las historias de amor la complacía mucho ir con él porque había sido su padre quien había sembrado en ella tanto amor. En cambio su madre era fría y más calculadora, cuando Antonieta cumplió 22 años se graduó en ciencias políticas y al mes su madre la sentó y le dijo: Antonieta, ya tienes una profesión, tienes tu carro que tu padre te ha regalado por tu graduación y ya te has establecido en tu trabajo en la embajada de Perú, tengo que decirte vuelvo a Perú a vivir en mi país y tu padre no quiere ir allá, o sea nos separamos tú decides con quien quedarte. Antonieta quedo congelada ante tales palabras, no podía creerlo. Nunca había visto a sus padres pelear o discutir ¿Qué había pasado? Su madre le dijo: hace muchos años se acabó el amor pero tu padre y yo permanecimos juntos para darte una buena educación y valores formales ante la sociedad pero ya eres una mujer que pronto te casaras y harás tu vida y no vale la pena seguir juntos todavía soy joven y puedo rehacer mi vida, su padre consciente de todo, solo callo.

graduada

Paso el mes y Rosa de Gandolf se fue, y en 6 meses ya estaban divorciada y establecida en su país donde tenía a toda su familia. Antonieta se quedó con su padre, a veces extrañaba a su madre pero cada vez que la llamaba ella era fría y le decía que estaba ocupada o que en ese momento no podía hablar. Antonieta guardaba un poco de rencor y nostalgia, no entendía por que su madre era tan emocionalmente lejana a ella mientras que su padre la hacía sentir tan querida. Al cumplir 30 años Antonieta decidió mudarse sola a un pequeño apartamento y su padre se volvió a enamorar hasta se casó con una joven que trabajaba en su pequeña empresa que era una fábrica de colchones y al cabo de 3 años tenía dos hijos. Antonieta veía como era de feliz su padre y eso también la llenaba de felicidad a ella. Cuando Antonieta cumplió 38 años su padre falleció de repente, quedo devastada. Él era un hombre fuerte y apenas tenía 67 años, ella tardo 2 años para recuperarse de tan fuerte golpe que le había dado la vida. La esposa de su padre le dijo que él no le había dejado nada, que el en vida le había puesto todos sus bienes a nombre de ella, cosa que no creyó pero acepto, total ya su padre no estaba y ella dejo todo como estaba. Retomo su vida, monto una pequeña joyería con sus ahorros donde le iba muy bien y tenía muchas clientas, volvió a ir al cine 3 veces por semana, usualmente iba a un cine en el centro de la ciudad que era bastante antiguo y elegante. Una noche salió de la sala de cine con una sonrisa en los labios tarareando una canción de la película que había visto. Cruzo la desgastada pero alegre moqueta del vestíbulo, se detuvo un momento para contemplar la alta bóveda bastante agrietadas pero en las que aun podían verse regordetes y bellos querubines. Ella todo lo veía bonito bañado del resplandor, le parecía que las actrices eran adorables y los actores impresionantes. Se dirigió hacia la salida mientras intercambiaba sonrisas con los otros fanáticos del cine que salían de la sala.

teatro

Cuando llegaron a la calle estaba cayendo una tormentosa lluvia por lo cual debieron esperar casi 30 minutos para que cesara un poco. Había ido directamente de la joyería al cine y su estrecha falda con un corte al lado y una chaqueta de fino lino no la protegerían de tanta lluvia, concentro su mirada en un poster de ¡bésame! La última película que estaban estrenando cuando de repente sintió una voz profunda que le hablo muy cerca, se dio media vuelta y se topó con la sonrisa más maravillosa que había contemplado jamás, tenía unos dientes perfectos, ojos grises, cabello negro, hoyuelos en las mejillas era como un actor de cine. No era un tipo común, era el hombre más bello del mundo. Antonieta tardo unos segundos en darse cuenta que tontamente estaba con la boca abierta admirando a aquel hombre. En esos segundos lo único que pensó fue ¡ya no voy a morir virgen! ¡Este hombre es el amor de mi vida! Empezaron a charlar de todo, el no paraba y ella lo único que deseaba era que no cesara de llover, al fin lo escucho decir: conozco un sitio muy bueno por aquí cerca donde pudiésemos ir a cenar. Ella obviamente dijo que si, nunca olvidara esa noche ya que fue la primera noche de tantas que compartieron entre risas, películas en cines, cenas.

amor bajo la lluvia

Los dos gozaban de la compañía del otro, ya ella con 41 años y el con 43 decidieron casarse. Los dos contaban con su negocio, ella continuaba con su joyería y él era un abogado reconocido. Fueron un fin de semana y fue allí donde se lo pidió. Él le dijo –hablaba en serio al decirte en tener una verdadera relación contigo, no podemos seguir sin un compromiso debido a tus miedos porque alguna vez tus padres se divorciaron, quizás ellos no se amaron como nosotros, no quiero que sigamos separados. Antonieta no podía mirarlo a los ojos porque ya no iba a existir ninguna excusa. Ya era hora de superar todos sus miedos y comenzar una vida nueva con este hombre tan maravilloso. Sus padres, sus tristezas, todo había quedado atrás y ya cayendo el atardecer en esa hermosa playa Antonieta no aguanto más y paso sus brazos por el cuello de Carlos y lo beso como si el mundo fuera a acabarse y él le respondió abrazándola estrechamente con todas sus fuerzas. El la levanto sin esfuerzo y la llevo hasta la cabaña donde se estaban hospedando, y le dijo –ahora que estamos solos quiero asegurarme. ¿Quieres casarte conmigo? Y ella contesto –creí que no ibas a preguntármelo nunca. Sellaron el trato con otro largo beso y una gran noche de amor. Nunca debemos tener miedo a volver a empezar Dios nos envía oportunidades, no importa donde estemos, ni la edad.

pedida de mano

Antonieta y Carlos tienen 12 años casados y siguen yendo al cine que les apasiona, van a la playa a donde permanecen todo el fin de semana amándose y nutriendo sus almas con la naturaleza perfecta. Son una pareja sólida y ya todos los miedos de Antonieta quedaron atrás porque salió de la sombra de su madre y construyo su propia vida.

esposos

¿Que te pareció ANTONIETA: UNA MUJER QUE LUCHO POR SU DERECHO A SER FELIZ ? Deja Tú comentario...
➨ Vida CBA